ES

BARRA GRANDE

Pocos lugares de la costa brasileña han sabido preservar su encanto y su naturaleza en estado puro. Barra Grande es uno de ellos. Contrariamente a otros centros turísticos más famosos y movimentados, el pueblito posee una tranquilidad y un escenario natural bellísimo que deja a todo visitante encantado.

EL PUEBLITO

El complicado acceso ha hecho con que el lugar conserve la atmósfera típica de un antiguo pueblo de pescadores. Las casas son simples pero emanan gran encanto. Las callejuelas de arena cruzan jardines repletos de flores y árboles frutales. Prácticamente no hay coches, y el pueblo siempre está tranquilo. Los habitantes ven pasar el tiempo escuchando el canto de los pájaros bajo la sombra de los árboles de mango.


El ritmo de vida de Barra Grande es contagioso. No es raro encontrar personas que se enamoraron del lugar y decidieron quedarse. De esta forma nació en la villa una comunidad de personas de diferentes orígenes, tanto de Brasil como del resto del mundo, en la cual ricos jubilados conviven con pescadores nativos. Esta diversidad cultural se refleja en la variedad de bares y restaurantes en Barra Grande.


LLEGAR A BARRA GRANDE

La mayoría de los turistas llega en barco, vía Camamú. Para llegar en coche es preciso recorrer 50 km de carretera sin asfaltar y llena de agujeros, impracticable para coches sin tracción 4x4.
> MÁS SOBRE CÓMO LLEGAR

DÓNDE ALOJARSE

Barra Grande concentra el mayor número de alojamientos del municipio de Maraú. Existen tambièn casas de veraneo que se pueden alquilar para una temporada. Para los más aventureros, existen también alojamientos en otras playas de la Península. La mayor parte de los alojamientos son rústicos, de estilo playero.


LA PLAYA DE LAS MANGUEIRAS

La playa de la villa de Barra Grande tiene aguas tranquilas, sin olas, y existen algunos chiringuitos que sirven bebidas heladas y comida para picar.

Hay que pasar por lo menos una tarde en la playa de Barra Grande para observar las variaciones de las luces a medida que pasan las horas. Vale la pena esperar hasta el final, la puesta de sol en la Bahía de Camamú es maravillosa.


PUNTO DE PARTIDA PARA LA AVENTURA

Lo que no falta en Maraú son playas. Existe transporte a todas horas desde Barra Grande hacia la playa de Taipu de Fora.

Vehículos todoterreno y quadriciclos llevan a los visitantes a las playas más distantes. También se puede alquilar lanchas y barcos para explorar las bellezas de la Bahía de Camamu y sus innumerables islas.

 

BUSCA

buscar en
MAPAS
BARRAGRANDE.ORG
este site em Português  this site in English  ce site en Français